Prevención de incendios

PREVENCIÓN DE INCENDIOS

Para la prevención y protección pasiva de incendios se realizan unos montajes específicos en los que una serie de elementos constructivos evitan los daños que pueden causar el inicio de un fuego, impidiendo o retrasando su propagación.

De esta manera lo que se busca es la facilidad de evacuación del personal humano además de evitar que el fuego afecte gravemente al edificio.

La Protección Pasiva contra incendios comprende todos aquellos materiales, sistemas y técnicas diseñados para prevenir la aparición de un incendio, impedir o retrasar su propagación, y, por último, facilitar su extinción.

Ante cualquier edificación debemos analizar los riesgos de incendio que se incrementan a causa de:

• Los materiales, cada vez más ligeros y combustibles.
• El mayor número de instalaciones auxiliares y sus conductos (eléctricos, de aire acondicionado, ventilación, transporte vertical, …)
• Elementos decorativos y acabados, más sofisticados y perecederos.
Los planes, sistemas e instalaciones de protección contra incendios son un elemento esencial para garantizar la seguridad de las personas, ante todo, y de los bienes e instalaciones protegidos. Mientras que la seguridad activa trata de luchar contra el incendio mediante la detección y extinción del fuego, la protección pasiva lo que pretende es evitar el inicio de éste y su propagación, limitando sus consecuencias.